Funeral y entierro

Entre el cuarto y el sexto día después de la muerte (eso es, en el 5to, 6to ó 7mo día del período del luto) se celebra una Misa Solemne en la Basílica de San Pedro por el difunto Papa. En el caso de Juan Pablo II, el funeral y el entierro son el viernes 8 de Abril del 2005. El celebrante principal es siempre el Decano del Colegio de Cardenales que, en el momento de la muerte del Papa Juan Pablo II es el Cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe durante este pontificado.

La Misa Solemne del Funeral es concelebrada por los otros Cardenales, los Patriarcas, los Arzobispos y los Obispos, los Prelados de la Casa Papal, Abates y el clero romano. Digno de mención en la Misa del Funeral son el Introito Gregoriano (canto de entrada) "Requiem aeternam dona eis domine" (Concédele, Señor, el descanso eterno), el rito de la Alabanza (bendiciendo e incensando el cuerpo), y la Despedida al final de la Misa con el himno "In Paradisum deducant te angeli" (Puedan los Angeles guiarte hasta el Paraíso).

El difunto Papa es enterrado entonces. Estas ceremonias incluyen cubrir su cara con un velo de seda blanca, colocando en los pies del difunto Papa una bolsa de seda roja que contiene medallas de bronce y plata de cada año de su pontificado; la lectura y firma de la notificación oficial del entierro, que se introduce en un tubo de plomo sellado y se coloca en el ataúd. Después que el ataúd se cierra, se sella y es colocado en un ataúd de plomo, el que se deposita en un ataúd exterior de roble. Finalmente, los ataúdes se sellan herméticamente y son colocados en el “el suelo” (eso es, debajo del nivel de piso de la cripta), sobre el que es colocado un trozo de mármol con el nombre del Papa. El Papa Juan Pablo II será enterrado en la cripta de la Basílica de San Pedro.

Requiem aeternam

Antífona:
Requiem aeternum dona eis Domine, et lux perpetua luceat eis.
Antífona:
Dale, Señor, el descanso eterno y la Luz perpetua brille para él.
Te decet hymnus, Deus, in Sion, et tibi reddetur votum in Jerusalem: Antífona Para Ti, oh Dios se canta un himno en Sion y para Ti entregan ofrendas en Jerusalén: Antífona
Exaudi orationem meam, ad te omnis caro veniet. Antífona escucha mi oración, a ti vendrá todo lo que está vivo. Antífona
     Introit, Requiem Mass

In paradisum

In paradisum deducant te angeli:
in tuo adventu suscipiant te martyres,
et perducant te in civitatem sanctam Jerusalem.
Al paraíso te conduzcan los ángeles, a tu llegada te reciban los mártires y te conduzcan a la ciudad santa de Jerusalén.
Chorus angelorum te suscipiat, et cum Lazaro quondam paupere aeternam habeas requiem. El coro de los ángeles te reciba y con Lázaro, el que fue pobre, tengas el descanso eterno.
    Antífona, La última despedida, Misa de los difuntos

 

Próximo: ANTES DEL CONCLAVE

Atrás: El luto por el Papa

Interregnum Home

 

EL SUMO PONTIFICE EL COLEGIO CARDENALICIO LA CURIA ROMANA INTERREGNUM PONTIFICIO
LA SEDE DE PEDRO (HOME) SITIO WEB DEL VATICANO