Por una paz eterna

Te pondré como gobernantes la Paz y por gobierno la Justicia.
No se oirá más hablar de violencia en tu tierra,
ni de despojo o quebranto en tus fronteras.

Isaías 60, 17-18


Al Creador de la naturaleza y el hombre, de la verdad y la belleza, le imploro: Escucha mi voz, porque es la voz de las víctimas de todas las guerras y la violencia entre las personas y las naciones.

Escucha mi voz porque es la voz de todos los niños que sufren y sufrirán cuando las personas pongan su fe en las armas y en la guerra.

Escucha mi voz cuando te ruego que infundas en los corazones de todos los seres humanos la sabiduría de la paz, la fuerza de la justicia, y la alegría de la fraternidad.

Escucha mi voz porque hablo por las multitudes en todas las naciones y en todas las épocas de la historia que no quieren la guerra y están dispuestos a andar por el camino de la paz.

Escucha mi voz y concédenos la visión y la fuerza de modo que podamos siempre responder al odio con amor, a la injusticia con una total dedicación a la justicia, a la necesidad compartiendo nuestro ser, a la guerra con la paz.

Oh Dios, escucha mi voz y concede al mundo tu Paz Eterna.

[L’Osservatore Romano, 3-9-81,14]

 

Atrás

HOME - LO NUEVO NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO
BIBLIOTECA
- GALERÍA - AUDIO Y VÍDEO - GENERAL - DONACIONES

Condiciones de Uso    Política de Privacidad