"Haced lo que Él os diga"

"Se presentaron donde él su madre y sus hermanos, pero no podían llegar hasta él a causa de la gente. Le anunciaron: "Tu madre y tus hermanos están ahí fuera y quieren verte" Pero él os respondió: "Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la Palabra de Dios y la cumplen."                Lucas 8, 19-21


Madre... En este solemne momento escuchamos con particular atención tus palabras: "Haced lo que mi Hijo os diga". Y queremos responder a ellas con todo nuestro corazón. Queremos hacer lo que tu Hijo nos dice, porque Él tiene palabras de vida eterna. Queremos llevar a cabo y cumplir todo aquello que provenga de Él, todo aquello que se contiene en la Buena Nueva, tal como nuestros antepasados lo hicieran durante tantos siglos.

Su fidelidad a Cristo y a su Iglesia, y su heroica adhesión a la Sede Apostólica, han estampado en cierto modo en nosotros una marca indeleble que todos compartimos. Su fidelidad, a lo largo de los siglos, ha fructificado en el Heroísmo cristiano y en una poderosa tradición de vivir de acuerdo con la Ley de Dios, especialmente, en concordancia con el mandamiento más sagrado del Evangelio: el mandamiento del Amor. Hemos recibido esta espléndida herencia de sus manos al principio de una nueva era, al aproximarnos al cierre del segundo milenio del nacimiento del Hijo de Dios de tí, nuestra Alma Mater, y queremos llevar esta herencia en el futuro con la misma fidelidad con la que nuestros antepasados dieron testimonio de ella.

Que nuestros oídos escuchen constantemente con la adecuada claridad tu voz maternal: "Haced lo que mi Hijo os diga". Haznos capaces de perseverar con Cristo. Haznos capaces, Madre de la Iglesia, de construir su Cuerpo Místico viviendo con la vida que solo Él puede darnos de Su plenitud, que es a la vez divina y humana.

[L’Osservatore Romano, 10-8-79, 14]

 

Atrás

HOME - LO NUEVO NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO
BIBLIOTECA
- GALERÍA - AUDIO Y VÍDEO - GENERAL - DONACIONES

Condiciones de Uso    Política de Privacidad