Discursos y Homilías

 

Lunes, 1º/2/10
A la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales en Visita "Ad Limina Apostolorum"

 

Jueves, 16/9/10
Audiencia con Su Majestad la Reina de Inglaterra

 

Homilía de la Santa Misa en el parque de Bellahouston

 

Viernes, 17/9/10
Encuentro con el mundo de la Educación Católica

 

Saludo a los estudiantes

 

Encuentro con líderes religiosos

 

Visita de cortesía al Arzobispo de Canterbury

 

Encuentro en el Salón Westminster

 

Celebración Ecuménica en la Abadía de Westminster

 

Sábado, 18/9/10
Santa Misa en la Catedral de Westminster

 

Visita a los ancianos en la residencia San Pedro

 

Vigilia de Oración en Hyde Park

 

Domingo, 19/9/10
Beatificación del Cardenal John Henry Newman

 

Rezo del Angelus

 

Encuentro con los Obispos

 

Ceremonia de despedida

 

HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI EN LA SANTA MISA DE BEATIFICACION DEL VENERABLE CARDENAL JOHN HENRY NEWMAN
Cofton Park de Rednal, Birmingham
Domingo 19 de septiembre de 2010

 

Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

 

Nos encontramos aquí en Birmingham en un día realmente feliz. En primer lugar, porque es el día del Señor, el Domingo, eldía en que el Señor Jesucristo resucitó de entre los muertos y cambió para siempre el curso de la historia humana, ofreciendo nueva vida y esperanza a todos los que viven en la oscuridad y en sombras de muerte. Es la razón por la que los cristianos de todo el mundo se reúnen en este día para alabar y dar gracias a Dios por las maravillas que ha hecho por nosotros. Este domingo en particular representa también un momento significativo en la vida de la nación británica, al ser el día elegido para conmemorar el setenta aniversario de la Batalla de Bretaña. Para mí, que estuve entre quienes vivieron y sufrieron los oscuros días del régimen nazi en Alemania, es profundamente conmovedor estar con vosotros en esta ocasión, y poder recordar a tantos conciudadanos vuestros que sacrificaron sus vidas, resistiendo con tesón a las fuerzas de esta ideología demoníaca. Pienso en particular en la vecina Coventry, que sufrió durísimos bombardeos, con numerosas víctimas en noviembre de 1940. Setenta años después recordamos con vergüenza y horror el espantoso precio de muerte y destrucción que la guerra trae consigo, y renovamos nuestra determinación de trabajar por la paz y la reconciliación, donde quiera que amenace un conflicto. Pero existe otra razón, más alegre, por la cual este día es especial para Gran Bretaña, para el centro de Inglaterra, para Birmingham. Éste es el día en que formalmente el Cardenal John Henry Newman ha sido elevado a los altares y declarado beato.

 

Agradezco al Arzobispo Bernard Longley su amable acogida al comenzar la Misa en esta mañana. Agradezco a cuantos habéis trabajado tan duramente durante tantos años en la promoción de la causa del Cardenal Newman, incluyendo a los Padres del Oratorio de Birminghan y a los miembros de la Familia Espiritual Das Werk. Y os saludo a todos los que habéis venido desde diversas partes de Gran Bretaña, Irlanda y otros puntos más lejanos; gracias por vuestra presencia en esta celebración, en la que alabamos y damos gloria a Dios por las virtudes heroicas de este santo inglés..

 

Inglaterra tiene un larga tradición de santos mártires, cuyo valiente testimonio ha sostenido e inspirado a la comunidad católica local durante siglos. Es justo y conveniente reconocer hoy la santidad de un confesor, un hijo de esta nación que, si bien no fue llamado a derramar la sangre por el Señor, jamás se cansó de dar un testimonio elocuente de Él a lo largo de una vida entregada al ministerio sacerdotal, y especialmente a predicar, enseñar y escribir. Es digno de formar parte de la larga hilera de santos y eruditos de estas islas, San Beda, Santa Hilda, San Aelred, el Beato Duns Scoto, por nombrar sólo a algunos. En el Beato John Newman, esta tradición de delicada erudición, profunda sabiduría humana y amor intenso por el Señor ha dado grandes frutos, como signo de la presencia constante del Espíritu Santo en el corazón del Pueblo de Dios, suscitando copiosos dones de santidad.

 

El lema del Cardenal Newman, cor ad cor loquitur, “el corazón habla al corazón”, nos da la perspectiva de su comprensión de la vida cristiana como una llamada a la santidad, experimentada como el deseo profundo del corazón humano de entrar en comunión íntima con el Corazón de Dios. Nos recuerda que la fidelidad a la oración nos va transformando gradualmente a semejanza de Dios ...ver más

 

Fotos
Galería

Pope

 

Recursos

filler

 

Biblioteca

 

Próximas
Visitas Papales:

Visita Papal a España

Nov 6 y 7, 2010

 

social media YouTube Twitter Facebook