Las Apariciones

Es casi seguro que no estaríamos celebrando las beatificaciones de Jacinta y Francisco Marto si no hubiera sido por las apariciones que ellos presenciaron. Sí, todo católico tiene la posibilidad de conseguir la medida de santidad que merece este honor. Sin embargo, en términos prácticos fue la tutela de un ángel y de la Santísima Virgen que llevó a estos dos niños a la santidad en solo pocos años. Esa tutela comenzó en la primavera de 1916 con las tres visitas del Angel Guardián de Portugal, aparición que sirvió como preparación para las visitas de la Madre de Dios al año siguiente.

 

Apariciones del Angel de Portugal  - 1916

Apariciones de la Santísima Virgen María  - 1917