SE ESPERAN NUMEROSOS FRUTOS ESPIRITUALES TRAS VISITA DEL PAPA, SEÑALA ARZOBISPO SIRIO

Roma, 7 (NE - eclesiales.org) "Habitar en este lugar significa
revivir constantemente ese momento fulgurante de la vida de San
Pablo que le transformó de feroz perseguidor de los discípulos
del Nazareno en un tenaz propagador de la fe cristiana". Así lo
señaló Monseñor Eustathe Joseph Mounayer, Arzobispo de Damasco de los sirios, una comunidad que cuenta en la capital siria con aproximadamente 6.200 fieles católicos. En declaraciones a la agencia Fides, el Prelado manifestó su "gran emoción" por la presencia del Papa Juan Pablo II en estas tierras.

El Santo Padre, señaló en sus declaraciones, "viene aquí en
peregrinación para venerar la memoria de su patrón. Como Pablo, trabaja incansablemente por la unidad de los cristianos
afrontando las fatigas de continuos viajes y arriesgando incluso
la vida." "Sus llamadas en defensa de la justicia y de la dignidad del hombre (...) hacen de él un personaje amado por todos, y ésto nos llena de orgullo a los católicos."

Asimismo, Monseñor Mounyer manifestó su esperanza en los 
numerosos frutos espirituales que se verán a raíz de la peregrinación del Pontífice. El Prelado también destacó los posibles frutos temporales de la vista del Santo Padre. "El Papa
viene a Siria para afirmar su adhesión a la paz justa y permanente en nuestra región, algo que también nuestro gobierno solicita con fervor", señaló al respecto.

Regreso