PAPA ORÓ POR LA PAZ EN EL MEDIO ORIENTE

Roma, 8 (NE - eclesiales.org) En el cuarto día de su peregrinación apostólica, el Papa Juan Pablo II visitó el día de ayer la localidad de Quneitra, situada a 65 kilómetros de Damasco. Se trata de un lugar destruido por las tropas israelíes tras la guerra de los Seis Días y su sucesiva ocupación. Ahí el Papa oró en una iglesia semi destruida, tras la cual lanzó un mensaje llamando a la paz en el Medio Oriente. "Desde este lugar, tan desfigurado por la guerra, deseo elevar mi corazón y mi voz en una oración por la paz en Tierra Santa y en el mundo", exclamó el Papa, señalando que "la paz auténtica es un don de Dios. Nuestra apertura a este don exige una conversión de los corazones y una conciencia obediente a su Ley". "Te pedimos por todos los pueblos de Oriente Medio. Ayúdales a derribar los muros de la hostilidad y de la división y a edificar juntos un mundo de justicia y solidaridad". "Recemos por las autoridades civiles de esta región -continuó el Pontífice- para que aspiren a satisfacer las justas aspiraciones de sus gentes, y a educar a los jóvenes en la justicia y en la paz. Inspírales a obrar generosamente para su bien común, a respetar la dignidad inalienable de todo ser humano y los derechos fundamentales, que tienen origen en la imagen y semejanza del Creador, impresa en cada ser humano".


Regreso