SANTO PADRE SE DESPIDE DE SIRIA CON MENSAJE DE PAZ

Roma, 9 (NE - eclesiales.org) El Papa Juan Pablo II se despidió el día de ayer de Siria reiterando su mensaje de paz para el Medio Oriente. Tras celebrar por la mañana una Misa privada en la nunciatura apostólica, el Papa se desplazó al aeropuerto de Damasco donde fue saludado por el presidente sirio Bashar Al-Assad, por las autoridades políticas y civiles y por el cuerpo diplomático. El Papa dirigió unas palabras a los presentes poco antes de salir para Malta, la última etapa de su 93 viaje apostólico fuera de Italia.

"Al despedirme de la antigua tierra de Siria, me siento lleno de gratitud. Doy gracias antes que nada a Dios Todopoderoso por haberme consentido proseguir mi peregrinación jubilar de fe en el bimilenario del nacimiento de Jesucristo. Doy gracias a San Pablo, que ha sido mi compañero de viaje en cada paso de este camino", señaló el Papa en su discurso de despedida. "Mi oración de peregrino -añadió- es que Siria proceda con confianza y serenidad hacia un futuro nuevo y prometedor, y que vuestro país prospere en una era de bienestar y de tranquilidad para todo su pueblo".

"Siria -concluyó el Santo Padre- es una presencia fundamental en la vida de la entera región, cuyos pueblos han vivido durante tanto tiempo la tragedia de la guerra y del conflicto. Sin embargo, para que se abra la puerta de la paz, hay que resolver las cuestiones fundamentales de la verdad y la justicia, de los derechos y las responsabilidades. El mundo mira a Oriente Medio con esperanza y preocupación, esperando con grandes expectativas cualquier señal de diálogo constructivo". "Renuevo mi llamamiento a todas las poblaciones implicadas y a sus responsables políticos para que reconozcan que el enfrentamiento no ha tenido éxito y nunca lo tendrá. Solo una paz justa puede crear las condiciones necesarias para el desarrollo económico, cultural y social al que tienen derecho los pueblos de la región".

Regreso