NAVARRO-VALLS: EL PAPA VA A ATENAS A PROMOVER LA UNIDAD CON LOS ORTODOXOS

Declaraciones del portavoz vaticano a un canal de televisión de Grecia

CIUDAD DEL VATICANO, 3 mayo 2001 ( ZENIT.org <http://www.zenit.org/>).- Juan Pablo II va a Grecia para promover el diálogo con el cristianismo oriental y con la Iglesia ortodoxa en particular. Lo ha confirmado el portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls, en una entrevista concedida a la televisión griega «Star Channel y Et».

«La frase que siempre emplea el Papa es: "Esta Europa de dos pulmones". No es sencillamente una metáfora retórica sino una realidad eclesiástica y religiosa --explica el pontífice--. Para el Papa no es comprensible, no se puede aceptar la realidad histórica del cristianismo solamente teniendo en cuenta la latina. La realidad del cristianismo tiene dos dimensiones y se ha desarrollado en dos direcciones, la oriental y la latina, y este Papa eslavo, que tiene raíces en el Este, es quien ha llevado a cabo las grandes aperturas hacia la ortodoxia».

Las Iglesias ortodoxas se separaron de la comunión con Roma en el cisma que tuvo lugar en 1054. Si bien las diferencias, hoy por hoy superadas, giraban en torno a la cuestión teológica del «Filioque», la separación se debió sobre todo a razones políticas: diferencias en la comprensión y aplicación del papel del obispo de Roma.

En este sentido, el arzobispo católico de Atenas, Nikolaos Foscolos, ha hablado de calvario de los católicos griegos y ha definido el viaje del Papa una misión imposible. Navarro-Valls, en sus declaraciones televisivas, disiente: «Diría que no solamente es una misión posible, sino además que los matices de tensión que hemos observado en las últimas semanas de alguna manera han subrayado la necesidad de este viaje».

«Por cuanto se refiere a las declaraciones a la prensa del arzobispo católico de Atenas que también yo he leído --explica--, creo que quisiera que la minoría católica estuviera más reconocida, menos discriminada. Quiero subrayar, sin embargo, que el Papa va a Grecia inspirado principalmente por todo cuanto nos une. Sin olvidar la complejidad de los problemas pero fijándose en todo lo que une a la Iglesia Ortodoxa griega con la latina. Lo digo porque, como usted sabe, la separación entre Oriente y Occidente se remonta a diez siglos atrás. Diez siglos de poquísimos contactos, de tantas incomprensiones».

«Ahora es el momento de aprovechar y centrarse en lo que nos une. Después habrá tiempo para discutir de los problemas», opina Navarro-Valls.

La visita del Santo Padre tiene lugar en un momento difícil para el diálogo ecuménico. La posibilidad de un coloquio personal con el primado de la iglesia griega, debería promover el entendimiento. En este sentido, Navarro-Valls revela que «el programa prevé tres encuentros decisivos: la visita del Papa a Su Beatitud Cristodoulos, la visita a la Nunciatura y después el más significativo: el encuentro de ambos en el Areópago para leer juntos el texto de los Hechos de los Apóstoles».

«Este encuentro encierra un valor histórico, no sólo en el mundo cristiano, que creo haya subrayado toda la opinión pública internacional --considera el portavoz vaticano--. No sé si habrá tiempo y ocasión para llegar a grandes acuerdos, pero a veces los gestos tienen un significado tal que hace que se superen tantas incomprensiones. El diálogo ecuménico comenzó de forma nueva hace 21 años. Juntos hemos recorrido un camino muy grande, queda todavía mucho por hacer, pero en este caminar juntos, que las dos Iglesias desean con toda seguridad, el encuentro de Atenas asume un gran valor histórico».

Algunos consideran que el viaje del Papa podría abrirle las puertas de Moscú. Navarro-Valls es muy realista: «Creo que estos dos viajes no están ligados en absoluto. Por ahora el Papa quiere ir a Grecia en peregrinación personal y en su corazón está solo el país griego. Ir a Grecia pensando en Rusia sería como decir "Grecia no me interesa, los griegos no cuentan", y no hay nada más alejado del pensamiento del Papa. El Papa va a este gran país que es Grecia con una gran iglesia cristiana y va a rendir el homenaje debido a la historia común que de alguna manera personifica el viaje de San Pablo. Ahora el Papa piensa en Grecia».

Las vísperas de la visita papal han estado marcadas por actos de protesta, algunos dentro de la misma Iglesia ortodoxa, en ocasiones tan significativos como los monjes del Monte Athos. Navarro-Valls cree que no habrá reacciones de este tipo cuando llegue el Papa a Atenas: «Sinceramente, yo no las espero. Las reacciones de los últimos días, si se relacionan con el contexto demográfico de Grecia, no tienen ningún significado. Creo que, culturalmente, no se enmarcan en la lógica de la mayoría del país. Como es natural respetamos cualquier reacción civil de disenso».


Regreso