ENCUENTRO CON LOS CINCO OBISPOS CATOLICOS DE GRECIA

CIUDAD DEL VATICANO, 4 MAY 2001 (VIS).-Después de la visita de cortesía en el arzobispado ortodoxo de Atenas, el Papa se trasladó a las 13,30 a la nunciatura apostólica, donde almorzó con los cinco obispos católicos de Grecia.

Tras el saludo del arzobispo de Atenas y presidente de la Conferencia Episcopal de Grecia, Nikolaos Fóscolos, Juan Pablo II dijo: "En esta tierra viven hermanos y hermanas de la Iglesia ortodoxa, a los que nos une un fortísimo vínculo de fe en nuestro Señor común. (Cómo desearíamos que todos los corazones y los brazos se abriesen para acoger el saludo fraterno de la paz!".

"Vosotros -continuó-, sois obispos de frontera: precisamente por las condiciones particulares en las que vivís, vuestra sensibilidad se hace exigente, y querríais que los obstáculos que se interponen a la plena unión, y que tanto sufrimiento suscitan en vosotros y en vuestros fieles, se superasen cuanto antes. Y de este modo, mientras subrayáis vuestros justos derechos, llamáis a la Iglesia católica, a veces con impaciencia, a cumplir los pasos que puedan mostrar cada vez más decididamente las bases comunes que unen a las antiguas Iglesias de Cristo".

El Santo Padre dio las gracias a los prelados por su "apasionada solicitud, que -dijo- supone tanta generosidad. Os aseguro que comparto vuestra misma ansia ardiente por que la unidad de la Iglesia sea visible cuanto antes en toda su plenitud. Estoy de acuerdo con vosotros en que deben continuar los esfuerzos que el Concilio Vaticano II ha alentado claramente para que la Iglesia católica se prepare en su propia vida diaria para sentar los fundamentos de una mejor comprensión con sus hermanos y hermanas de otras Iglesias, que no dejarán de poner de su parte para la búsqueda de la comunión".

"Lo que hoy deseo es poner de relieve que el Papa está aquí con vosotros, en esta tierra, para mostrar una solidaridad también física, una estima auténtica y afectuosa, una cercanía con el recuerdo y la oración".

El Papa terminó animando a los obispos católicos a no perder la esperanza: "El Señor reserva ciertamente consuelos inesperados a aquellos que confían en El. Trabajad siempre unidos, con amabilidad y caridad y el coraje de la verdad. Estad seguros de que el Papa os recuerda y os sigue a diario y reza por vosotros".

A las 16,30 está previsto que Juan Pablo II visite la catedral católica de San Dionisio de Atenas, que se encuentra en el centro histórico de la ciudad, a poca distancia del arzobispado católico. Fue inaugurada en 1865 y elevada por el Papa Pío IX a basílica en 1877. Está dedicada al discípulo de Pablo y primer obispo de Atenas, Dionisio Areopagita.

Regreso