Saludo de bienvenida al Santo Padre de Mons. Jorge Alberto Cavazos Arizpe, obispo auxiliar de Monterrey y asesor de la dimensión de Pastoral Laboral
Miércoles 17 de febrero de 2016
Papa Francisco

Beatísimo Padre Francisco:

Bendecimos al Señor Jesús por la Visita Pastoral que Usted nos hace como Mensajero de Misericordia y Paz. Su presencia y palabras expresan su atención y predilección, con la Ternura de Dios, a todos los más necesitados en las realidades del mundo; motivación que nos lleva a redescubrir, vivir y difundir la Alegría del Evangelio.

Dice el Salmo 65(64),10: 'El Señor cuida de la tierra y la enriquece sin medida', expresión de Su Gloria y Señorío, y de la dignidad que ha dado a cada creatura, y por tanto, al Ser Humano a quien Dios ama por sí mismo (G.S. 24). Expresión de la Ecología humana y social, que por las relaciones entre sí nos lleva naturalmente a las relaciones del mundo del trabajo, "considerándolo como toda actividad que implique alguna transformación de lo existente… con una idea sobre la relación que el ser humano puede o debe establecer con lo otro de si."(L.S.125), es un dinamismo necesario para todas las potencialidades y proyectos de Dios en sus creaturas, y el ámbito múltiple de su desarrollo personal. De modo que esta "ecología del mundo laboral" no debe maltratarse por factores fuera de su esencia plenamente humana y espiritual; dejando el bienestar, de cada persona y familia a merced de "consumir el consumismo, para ser consumidos por el consumismo"; sino lograr los proyectos de Dios en su persona, familia y sociedad, ahora y en su futuro.

Quienes integran el mundo laboral, en su esfuerzo por el progreso, ante las crisis que se han vivido en el País, deben velar porque se logre eficazmente una economía y un trabajo digno, diverso, y justamente remunerado que beneficie el poder adquisitivo de todos los que participan la relación laboral, para lograr un verdadero desarrollo humano; pues una crisis laboral es una profunda crisis humana y social.

Santo Padre Francisco, aquí hay representantes del mundo del trabajo en muchas de sus múltiples expresiones, esperamos sus palabras, que siempre nos fortalecen para lograr metas comunes favorables. ¡Santo Padre, muchas gracias!

Que Santa María de Guadalupe, Reina del Mundo del Trabajo, y San José, patrono del mundo obrero, le lleven siempre de su mano.

Con mi adhesión, cariño y respeto.

 

[Texto original: ]

[Tomado de la Oficina de Prensa del Vaticano]

© Copyright - Libreria Editrice Vaticana


Cortesía de:
Eternal Word Television Network
5817 Old Leeds Road
Irondale, AL 35210
www.ewtn.com