Saludo al Santo Padre de Mons. Héctor Luis Morales Sánchez, Obispo de Ciudad Nezahualcóytl y responsable de la dimensión episcopal de Adolescentes y Jóvenes
Martes 16 de febrero de 2016
Papa Francisco

Santo Padre:

Permítame expresarle el cariño y el respeto de los Señores Cardenales, Arzobispos y Obispos que conformamos la Conferencia Episcopal Mexicana. De igual modo soy portador del saludo siempre alegre y respetuoso de los adolescentes y jóvenes de nuestra querida Nación.

Los obispos de México deseamos que sepa que hemos hecho nuestra la invitación que usted nos hace en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium a "renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo", sabedores de los frutos que vienen: "ser liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento" (n. 1). Ante la nueva generación de adolescentes y jóvenes, como Moisés nos descalzamos conscientes de que el Señor nos ha manifestado que son tierra sagrada; una realidad desde la que Él nos habla. Esta contemplación nos ha movido, como Jesús ante la multitud, a sentir pasión por los adolescentes y jóvenes de nuestra Patria, y a buscar escucharles y caminar con ellos para experimentar juntos el amor de Dios.

Con este deseo, entre otras cosas, hemos instituido el Día Nacional de la Juventud, la Jornada Nacional de la Juventud y una Cruz misionera, que suplicamos a Su Santidad que bendiga el día de hoy para entregarla a un joven de cada una de las 93 Diócesis en México. También hemos hecho una propuesta de Evangelización y Formación Integral de los adolescentes y jóvenes, porque sentimos la urgencia de ayudarlos a que cada uno sea un "callejero de la fe", "alegre por llevar a Cristo a cada esquina, a cada plaza, a cada rincón de la tierra" (EG n. 106).

También ponemos en sus manos un documento en el que se consigna nuestro compromiso a favor de la Evangelización de los adolescentes y jóvenes, pidiendo humildemente que lo bendiga y lo entregue a quienes nos haremos responsables de llevar a cabo este propósito, con la ayuda y la gracia de Dios.

Gracias Santo Padre Francisco por su presencia y por el impulso que nos da con su testimonio y con su palabra clara y directa, que en esta tarde queremos escuchar. Nos comprometemos a orar por usted para ponerlo en las manos del Padre de todos y bajo el manto protector de la siempre Virgen María de Guadalupe.

Imploramos su bendición.

 

[Texto original: Español]

[Tomado de la Oficina de Prensa del Vaticano]

© Copyright - Libreria Editrice Vaticana


Cortesía de:
Eternal Word Television Network
5817 Old Leeds Road
Irondale, AL 35210
www.ewtn.com