Saludo de bienvenida al Santo Padre del Cardenal Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano
Sábado 13 de febrero de 2016
Papa Francisco

Santo Padre:

Los Obispos de México, profundamente agradecidos con Dios nuestro Señor por la gracia de la séptima visita apostólica de un Papa a estas tierras, a nombre del pueblo católico y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad, damos a Su Santidad la más cordial bienvenida.

México es un país bendecido por Dios con grandes recursos naturales; un enorme y rico mosaico de culturas indígenas y mestizas; una historia de encuentro, esfuerzo y lucha para superar las adversidades y salir adelante; y un pueblo que en su mayoría es bueno, alegre, hospitalario, solidario y fiel al Evangelio que llegó a estas tierras gracias a la labor de grandes discípulos misioneros de Cristo.

Sin embargo, al igual que otras naciones, México enfrenta situaciones difíciles, causadas por personas que, habiéndose dejado seducir por el pecado, provocan injusticia, inequidad, pobreza, corrupción, migración, violencia, daños al medioambiente, sufrimiento y muerte.

Ante esta realidad, la presencia y el mensaje de Su Santidad en el Año Jubilar de la Misericordia es un aliento que ayudará a la Iglesia que peregrina en México a confirmarse en la fe, la esperanza y la caridad, y también una luz que iluminará a los hombres y mujeres de buena voluntad en la tarea de construir día a día un México mejor.

Pedimos a la Madre de Guadalupe que acompañe a Su Santidad en su paso por México, donde, como sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI, podrá experimentar el amor de un pueblo bueno y fiel ¡Bienvenido Santo Padre Francisco, misionero de misericordia y paz!

 

[Texto original: Español ]

[Tomado de la Oficina de Prensa del Vaticano]

© Copyright - Libreria Editrice Vaticana


Cortesía de:
Eternal Word Television Network
5817 Old Leeds Road
Irondale, AL 35210
www.ewtn.com