Mini Libros
Flourish
Mini Books
"Dios mio, Tu eres mi ancla en el mar tormentoso, mi serenidad en las noches borrascosas, mi esperanza cuando todo falla. Tu Espiritu es el escudo que me protege y cuando las flechas de mi egoismo me traspasan, Tu brindas tus amorosos brazos como albergue para mi alma errante."
- Madre Angélica
Mother Angelica
Oraciones y Frases
Flourish
"Dios quiere ver su propio reflejo en tu alma. Este es el propósito de la Cristiandad."
- Madre Angélica
Oraciones
  • "Señor Jesús, que contemplemos Tu Corazón, que ama a cada uno con un amor personal. Queremos reparar las ofensas a Tu Sagrado Corazón dedicando nuestras vidas al seguimiento del evangelio, a amar como amas Tú, a hacer la Voluntad del Padre y a irradiar la alegría que emana de corazones que aman. Nuestros pecados exceden cualquier comprensión, nuestras debilidades se cuentan como los granos de arena de la playa, pero Tu amor lo abarca todo y hace nuevas todas las cosas. Que nuestras vidas sean testimonio del poder de Tu Sagrado Corazón que llena nuestras almas con el fuego de su Amor. Que todo el Cielo cante con voz en cuello 'El Amor es amado por aquéllos cuya chispa diminuta se ha convertido en una llama con el fuego inextinguible de Su Sagrado Corazón'." - Madre M. Angélica
  • "¿Debo caminar en pura fe, debe mi única seguridad ser Tu Providencia y mi fuerza Tu Voluntad? ¿Debe mi alma gritar angustiada y recibir como única respuesta el sonido de su propio eco?... Que mis modos titubeantes sean un poema que exprese mi deseo de decirte que Te Amo. Que mis debilidades y fallas sean como el plañido de un pájaro herido que no puede volar solo a su nido. Que mi nada se pierda en Tu Omnipotencia para que nunca me separe de Ti. 'No llorarás ya más; de cierto tendrá piedad de ti, cuando oiga tu clamor; en cuanto lo oyere, te responderá' (Isaías 30,19)." - Madre M. Angélica
  • Ver mÁs
    • "Mi vida está realmente colmada de Dios. Su Misericordia me conforta cuando caigo. Su Providencia se ocupa de mí cuando me preocupo. Su Bondad me hace buena. Su Poder me preserva. Su Amor me colma. Su Sabiduría me orienta. Su Inmutabilidad me da seguridad. Su Tranquilidad me calma. Su Majestad me asombra. Su Belleza me embelesa. Su Gozo me sostiene en el dolor. Su Luz ilumina mis pasos. Su Omnipresencia me envuelve como un manto. Su Inminencia me llena de lado a lado. Su Trascendencia sobre mí es como sol tibio. Su Grandeza estremece mi alma. Su Unidad reúne todas las cosas en Él. Me pierdo como átomo en el universo cuando descubro que este Gran Dios me ama." - Madre M. Angélica
    • "Dios mío, eres mi ancla en un mar tormentoso, mi serenidad en una noche ventosa, mi esperanza cuando falla todo lo demás. Tu Presencia me rodea como escudo protector y cuando se clavan las flechas de mi egoísmo, Tus brazos amorosos se extienden para sostener mi alma errante." - Madre M. Angélica
    • "He venido, Señor Jesús, a adorarte en el Santísimo Sacramento. Mi alma está reseca y cargada con los pesares del camino a casa. Quiero alimentar mi alma con el Pan Vivo de la Vida, adorar Tu Presencia en una pequeña Hostia, admirar absorta la maravilla de Tu amor por mí. Llena mi alma con los dones y frutos de Tu Espíritu para que pueda cambiar y nacer de nuevo." - Madre M. Angélica
    • "María, danos una porción de tu Fe y Esperanza para que nos inclinemos ante la Sabiduría Infinita de Dios y aceptemos los tesoros que Él se digna regalarnos. Que dejemos la creación a Su Omnipotencia, el futuro a Su Providencia y la humanidad a Su Sabiduría." - Madre M. Angélica
    • "Padre Celestial, cuando Tu sacerdote eleva la hostia y dice "el Cuerpo de Cristo", que mi alma se incline en humilde adoración ante el amor y la humildad de Jesús. Que mi corazón sea un lugar puro donde Tu Hijo pueda descansar. Es mi deseo, Padre amado, que la imagen de Jesús crezca en mi alma después de cada Comunión. En ese momento impresionante, Dios y yo somos uno." - Madre M. Angélica
    • "Señor Dios, Padre de todo, venimos ante Ti hoy, vacíos y con el alma necesitada de sanación. Precisamos esa confianza y esperanza que vienen de Tu Espíritu Santo. Ayúdanos a percatarnos de Tu amor por nosotros y a dar ese amor a nuestro prójimo. Necesitamos edificar y renovarnos." - Madre M. Angélica
    • "Une a nuestras familias más profundamente con la Trinidad. Que el padre sea la cabeza, la madre el corazón y los hijos los miembros unos de otros. Cuando la espada de la separación de mente, corazón o ideales aparte a la familia, concede que el bálsamo sanador del amor los encuentre en el Templo de la Voluntad de Dios, atentos a Su voz que les habla de armonía en lo profundo de sus almas." - Madre M. Angélica
    • "María, Madre mía, fuiste la primera en vivir el Camino de la Cruz. Sentiste cada dolor, cada humillación. No temiste al ridículo al que te sometía la multitud. Tus ojos estuvieron siempre puestos en Jesús y Su Dolor. ¿Es ése el secreto de tu milagrosa fortaleza? ¿Cómo pudo tu corazón amoroso soportar tal carga y tanto peso? Cuando lo viste tropezar y caer, ¿te torturó tanto recuerdo del pasado: Su nacimiento, Su vida oculta y Su ministerio?" - Madre Angélica
    • "He tardado tanto tiempo en rendirme a Tu Amor y Providencia... liberar mis tensiones en Tu serenidad, dejar mis temores a Tu omnipotencia y mi tibieza a Tu amor." - Madre Angélica
    • "Espíritu Santo, me pongo bajo tu guía. Deseo irradiar el amor de Jesús a mi prójimo. No conozco las alegrías y las penas que me esperan pero sé que Tú atemperarás los gozos para que no me apoye en ellos y aligerarás mis cargas para que nunca caiga bajo su peso." - Madre Angélica
    • Frases
    • "Si voy al infierno, no va a ser por un maní" fue la respuesta de la Madre Angélica a un proveedor que le pedía un soborno para dejarla continuar en el negocio del maní tostado que tenía el Monasterio." - Madre M. Angélica
    • "Señor, yo tengo que tener uno de esos", dijo la Madre Angélica cuando conoció un estudio de televisión en Chicago." - Madre M. Angélica
    • "¿Saben qué es la fe? La fe es tener un pie en la tierra, un pie en el aire y una sensación de vértigo en el estómago." - Madre M. Angélica
    • "Dios nos dio a cada uno todo lo que necesitamos para ser santos: las fortalezas, las debilidades, las alegrías y las penas; los errores y la capacidad de superarlos de maneras absolutamente heroicas. Por eso, si están atrapados en algún pecado en particular o sumidos en la soledad o la depresión, o simplemente inquietos y aburridos, deben ponerse de pie y prestar atención a la misión que Dios tiene para ustedes en esta vida. ¡Dios quiere que sean santos!" - Madre M. Angélica
    • "La Palabra Eterna se abajó de Su Gloria para vivir entre hombres indiferentes a Su amor. Desde el momento en que entró en este mundo, sintió la frialdad del corazón del hombre y aun así, Su corazoncito, que latía en la cuna, latió por amor." - Madre M. Angélica
    • "Dios nos ama como somos en este momento, y nos ama tanto como para no forzarnos a amarlo ni forzar un cambio en nosotros. Él nos protege, nos mueve, nos cuida, nos dirige, nos perdona, nos da gracia sobre gracia, extiende Su misericordia cuando nos negamos al arrepentimiento, saca cosas buenas de los males de nuestra vida y nos ilumina para que cambiemos." - Madre M. Angélica
    • "El Corazón de Jesús –Sede del Amor- se desgarró de amor: amor por Judas, que rechazó Su amor; amor por Juan, que no dudó en padecer grandes sufrimientos; amor por Sus Apóstoles, que no comprendían Su muerte y por eso tardarían en creer en su Resurrección..." - Madre M. Angélica
    • "La humildad es la capacidad de esperar mi turno para hablar durante una discusión acalorada, de estar en paz cuando otros me superan en talentos y logros, de darse cuenta de que todo lo bueno proviene de Dios, de escuchar objetivamente sin anteponer una actitud de sabelotodo, de conformarme con lo que soy pero con la confianza en que Su gracia me puede hacer mejor. La humildad es esa cualidad que más agrada a Dios porque enfrenta la verdad con amor y paz. La verdad, en este caso, es que todo lo que soy y lo que tengo viene de Dios; y solo a Él miro en búsqueda de un influjo constante de bondad y amor." - Madre M. Angélica
    • "La paz es un don que debemos buscar siempre y cuando la encontramos, asirla firmemente porque es parte de Él. Con Él en nosotros, no hay nada tan grande, supremo o importante que amerite que perdamos Su Presencia." - Madre M. Angélica
    • "El deseo de Jesús de que seamos completamente uno en Él tiene un tono de urgencia, un deseo ardiente de que lo amemos como Él nos ama." - Madre M. Angélica
    • "Como observaba John Henry Newman, vivir es cambiar; y para entrar en el Reino debemos cambiar con frecuencia." - Madre M. Angélica
    • "La grandeza de Dios nos es incomprensible pero nuestra incapacidad para comprender no modifica su veracidad. El desafío de la fe es poder sobrepasar los límites de nuestros sentidos y captar, desde algún nivel, la Verdad que no podemos ver ni escuchar ni tocar." - Madre M. Angélica
    • "Isaías había profetizado que cuando el mundo estuviera en gran silencio –en el abismo de la noche- el Hijo Eterno se abajaría y habitaría entre nosotros... Hombres y mujeres habían esperado ese momento y habían rezado para que sucediera, pero cuando ocurrió fue como un gran secreto –un secreto que los ángeles y las estrellas no pudieron guardar-. Una estrella inanimada reveló el secreto a los Reyes Magos, hombres de una inteligencia humana brillante. El amor de Dios por nosotros parece disfrutar las contradicciones. Es como si quisiera que nosotros lo buscáramos." - Madre M. Angélica
    • "La Iglesia es Madre porque continuamente da a luz a hijos, pilares de santidad, fuentes de inspiración, desafiantes de la verdad y defensores de la Fe." - Madre M. Angélica
    • "Cada día, incluso acuciados por los problemas y las cuestiones de la vida, estamos llamados a rechazar las promesas vacías del mundo. Estamos llamados a abrazar las respuestas que incluso ahora siguen a nuestro alcance. Si por un momento pueden dejar de lado las preocupaciones, los problemas específicos de su propia vida, quisiera plantearles la pregunta más profunda: '¿Por qué buscamos?'." - Madre M. Angélica
    • "Los discípulos del camino de Emaús (Lucas 24,13-25) vieron cómo su Maestro era torturado y crucificado, sufriendo una muerte ignominiosa; nada de lo cual cabía en los planes de ellos para liberar a Israel. En ese estado de decepción, decidieron alejarse de Jerusalén, el escenario de sus frustraciones y esperanzas perdidas. A pesar de que creían que todo estaba perdido, hicieron aquello que podía salvarlos: continuaron hablando del Maestro. Tal vez podríamos llamar a eso una 'oración quejosa'." - Madre M. Angélica
    • "María, que estaba llena de gracia, se mantuvo al pie de la Cruz porque había aceptado los padecimientos con el mismo amor que su Hijo. Ella lo entregó como se entregó Él mismo y se ofreció a sí misma al igual que Él la ofreció a ella al mundo." - Madre M. Angélica
    • "Usamos nuestros talentos de la mejor forma que podemos y dejamos que Dios se ocupe de los resultados. Estamos en paz porque sabemos que Él se complace con nuestros esfuerzos y que Su Providencia se encargará de los frutos de esos esfuerzos." - Madre M. Angélica
    • "Nos recomendamos en todo como ministros de Dios: con mucha constancia en tribulaciones" (2 Cor. 6:4-10) "Ver que un cristiano cree en el Amor de Dios cuando lo sobrecoge el dolor es muy esperanzador. Ver alegría en el rostro de un cristiano cuando lo acucian las pruebas y los problemas nos da un nuevo concepto de la Fe. Ver a alguien abatido pero a la vez sereno ante la muerte de un ser amado nos hace percatarnos de que hay otra vida. Independientemente del dolor o del grado de sufrimiento o tristeza que debamos padecer, somos capaces de dar testimonio del amor de Jesús." - Madre M. Angélica
    • "Para muchos de nosotros, la vida es como un sube y baja. Subimos y bajamos pero permanecemos en un mismo lugar. No nos esforzamos por adentrarnos en lo desconocido de nuestro interior para explorar sus profundidades, escalar sus montes, recorrer sus valles y superar sus obstáculos." - Madre M. Angélica
    • "Señor mío, el mundo me rodea con sus encantos para distraer mi alma y alejarla de Ti. Es una batalla constante y al final del día, estoy tan cansada que no puedo decirte que te quiero. Mi único consuelo está en darme cuenta de que Tú conoces mis pensamientos y mi deseo más profundo. Acepta los suspiros tan hondos que no se escuchan y la sed tan grande que no puede saciarse." - Madre M. Angélica
    • "Nosotros necesitamos a Jesús, pero Él también nos necesita a nosotros. No es porque vayamos a agregarle nada que nos necesita, porque Él es Infinito en toda Su Perfección. Nos necesita porque así lo quiere, quiere que cooperemos con Él para la salvación del mundo. A través de nuestro prójimo, nos dice que nos necesita: 'Necesito tus palabras de consuelo en mi dolor, tu visita cuando estoy enfermo, tu esperanza cuando estoy desanimado y tu amor cuando el mundo me da la espalda... porque lo que hagas con el más pequeño, a mí me lo haces'." - Madre M. Angélica
    • "Si se toman apenas unos minutos por día para detenerse y escuchar el sonido del silencio, empezarán a estar más atentos a la Presencia de Dios. Como dice la Escritura: 'Basta ya; sabed que yo Soy Dios' (Salmo 46,11). Si se toman el trabajo de escucharlo, se darán perfecta cuenta de que está ahí. Lo único que deben hacer es quedarse en silencio el tiempo suficiente para escucharlo hablar en la quietud de su corazón." - Madre M. Angélica
    • "Normalmente, miramos a Jesús con una actitud de predestinación: con una aceptación fría y desinteresada de Sus sufrimientos y Su dolor. Pensamos, al menos en el subconsciente, que de alguna manera Él tenía que hacer lo que hizo y entonces nos desentendemos de Sus padecimientos como a quien le da lo mismo, sin detenernos a pensar en la asombrosa maravilla de un Dios sufriente. No logramos comprender un amor que desea sentir nuestra miseria." - Madre M. Angélica
    • "Y entonces, el mismo Poder que dijo a la nada "Hazte", cubrió a la Mujer como una sombra y la elevó a un estado de unión con Dios inaudita hasta ese momento e impensada desde entonces." - Madre M. Angélica
    • "Las dudas aumentan nuestra Fe cuando actuamos de acuerdo con nuestras creencias más que con nuestro razonamiento." - Madre M. Angélica
    • "Recuerden que Jesús los ama. Vivan con Él el Momento Presente. Su amor dura para siempre." - Madre M. Angélica
    • "Algunos viven quejándose. Cada vez que uno habla con ellos, escucha la misma lista de órganos: empiezan con el riñón, después el estómago, las verrugas de las plantas de los pies, la caspa. Hay órganos que uno ni sabía que existían. ¿Pero saben qué es la santidad? Es escuchar todo eso como si fuera la primera vez que lo oyen. La santidad es escuchar un chiste por vigésima quinta vez y reírse al final por vigésima sexta, sin hacer ningún comentario. La santidad es escuchar las quejas de los demás con ternura. Todo eso es santidad." - Madre M. Angélica
    • "Dios ha querido que cada uno dé hasta que no haya nada para dar. Miren, toda la creación, el mundo, la humanidad entera se beneficia o pierde gracias a cada uno. Tienen que entender lo que significa amar como amó Jesús." - Madre M. Angélica
    • "Tenemos que recordar el amor ardiente de Jesús por nosotros, porque Él murió por nuestra salvación. Debemos recordar sus palabras de consuelo en tiempos de necesidad. Debemos recordar sus palabras de advertencia en tiempos de tentación. Sus palabras de amor en tiempos de soledad; sus palabras reveladoras en tiempos de dudas; sus palabras humildes cuando nos tiente el orgullo; sus palabras de aliento cuando nos tiente el desánimo; y sus palabras de estímulo cuando sintamos apatía... Así como Jesús pronunció sólo las palabras que escuchó del Padre, nosotros debemos decir las palabras que escuchamos de Su Hijo." - Madre M. Angélica
    • "Cuando uno comienza a pensar en la oración como en Alguien es cuando finalmente se está a punto de hablar con Dios." - Madre M. Angélica
    • "San Pablo dijo: 'Así pues, yo corro'. Hay mucho por hacer. Tú y yo tenemos mucho trabajo y debemos hacerlo juntos. Todo hombre, toda mujer y niño debe conocer a Jesús. Dios los ha creado con un fuego, un espíritu, para inflamar a otros. Ya no pueden sentarse a esperar que pase algo. Ustedes tienen que hacer que eso suceda. ¡Háganlo! Son lo único que Dios tiene." - Madre M. Angélica
    • "En lo cotidiano debo ver la providencia de Dios. Recuerden esta pequeña verdad: nada sucede a nadie sin el visto previo de la providencia de Dios. Eso es la fe." - Madre M. Angélica
    • "A veces siento que todo está perdido. ¿Quién no lo ha sentido alguna vez? 'Se acabó', o 'Estoy en bancarrota'. ¿Qué hacemos en esos momentos? Yo levanto la vista y digo 'Yo pongo toda mi confianza en Ti'. Esa es una oración de esperanza. Se las recomiendo, pruébenla." - Madre M. Angélica
    • "Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía' (Jeremías 1,5). Nuestra mente no logra entender cuán especial es cada alma para Dios. No entendemos la dignidad que tenemos: Su Bondad eligió a cada uno de nosotros para vivir, pensar, conocer, ver, amar." - Madre M. Angélica
    • "El don de la fortaleza nos hace perseverar en la santidad. Nos da la fuerza para seguir adelante frente a la oposición y la debilidad. Nos da una capacidad sobrenatural de resistencia, la audacia espiritual." - Madre M. Angélica
    • "Ser santo es ser quien fuiste creado para ser: un ser humano frágil que obedece los Mandamientos, en particular el nuevo. Es amar cuando no te aman. Es ser paciente cuando tienes ganas de pegar a alguien en la cabeza. Es amar a tu familia como son, no como tú quieres que sean. Es no permitir que las decepciones te venzan. El desafío del cristiano es tener fortaleza en el sufrimiento, defender la verdad aunque nadie acompañe, no desistir ante los obstáculos; es saber que el mundo es grande y uno es débil. Pero Dios busca la debilidad para que Su poder se manifieste: ¡Dios te necesita!" - Madre M. Angélica
    • "Las malas relaciones son rutas de dos vías, y muchas veces si uno está dispuesto a cambiar, la relación puede mejorar. Creo que esto es cierto para cualquier tipo de amistad, en especial con gente de personalidad negativa. Alguno tiene que decidirse a empezar a sanar la relación." - Madre M. Angélica
    • "La fe es más que un asentimiento intelectual de la verdad. Es algo vivo. Hoy en día no tenemos una meta o una visión. Y Jesús te está pidiendo que tengas una visión. No me refiero a que vayas a ver a algún santo ni nada de eso. Me refiero a una visión de lo que debe ser el mundo, de cómo debe ser tu familia, tu alma y la Iglesia entera." - Madre M. Angélica
    • "Dios da muchas veces a los débiles lo que rechazan los fuertes. Cuando una persona fuerte se niega a obedecer a Dios, Él busca a los débiles; ellos le darán más gloria... Las personas simples y débiles son tan conscientes de sus deficiencias que confían en Dios y enfrentan la verdad, una verdad que proclama: 'Todo lo puedo en Aquél que me conforta' (Filipenses 4,13)" - Madre M. Angélica
    • "Hay una bellísima jaculatoria, una oración cortita que Nuestro Señor dió a la Hermana María Consolata Betrone, y reza: 'Jesús y María, os amo. Salvad almas'. Es muy simple pero tiene un peso enorme. Así pueden interceder por todo el mundo." - Madre M. Angélica
    • "Como hijos de un Padre amoroso, debemos confiar en Su sabiduría respecto del tipo de cruz que necesitamos para la purificación de una debilidad en particular. Sólo Él sabe el grado de gloria que desea para nosotros, y las gracias y sufrimientos que necesitamos para llegar a tan sublime destino." - Madre M. Angélica
    • "Vemos con admiración la Sabiduría de Dios que dispuso que la Mujer Prometida diera a luz al Mesías Prometido en una cueva fría. Despojado de todo lo material, el Esplendor del Cielo entró en el mundo –creado por Su mano- en absoluta pobreza." - Madre M. Angélica
    • "La Mano que nos formó dejó su sello en nuestra mente y alma porque nos hizo a Su imagen. El alma que sopló en la obra de Sus manos –nuestro cuerpo- quedó grabada con algo de Su amor, Su poder creador, Su fuerza. Reflejamos en nosotros Su eternidad porque cuando en Su voluntad nos llamó de la nada, nos convertimos en inmortales: nuestra alma no morirá nunca... Dios tiene nuestra vida entera en Su palma amorosa; podemos estar tranquilos sobre nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro porque Él nos ama." - Madre M. Angélica
    • "Pensamos en la esclavitud al pecado como estar sujetos a alguien. Pero la esencia de la esclavitud es la pérdida de libertad personal. No puedo hacer lo que quiero. Me siento obstaculizado, reducido, dominado. Sin embargo, existe una esclavitud peor que ésa. Es cuando uno se hace esclavo de uno mismo; entonces es cuando se es verdaderamente esclavo. Cuando se llega a un punto en la vida en que no se puede decir que no a los propios deseos, se es realmente esclavo. Incluso una persona en un campo de concentración puede ser libre en su mente. Pero cuando la propia imaginación o los recuerdos le hacen reclamos a uno mismo y la voluntad es tan débil que no ofrece resistencia, se está sobre una moral tan firme como arena movediza. La voluntad va donde la manda la imaginación, y ésa es la peor forma de esclavitud. Es la esclavitud del alma cautiva de sí misma." - Madre M. Angélica
    • "La fe es la que nos pone en camino. La esperanza, la que nos mantiene en carrera. El amor, lo que nos lleva hasta el final." - Madre M. Angélica
    • "Jesús bajó de su gloria hasta el nivel de mi sufrimiento para que yo pueda elevarme desde mi miseria hasta Su Gloria. Pero para eso, debo asumir a Cristo íntegro: el sufriente y el resucitado. Él asumió mis pecados para que yo no peque más. Asumió mi debilidad para que yo tenga la gracia de superarla. Asumió mi dolor para que yo pueda sostener su mano en la mía. Asumió mi humillación para que yo sea elevada a Su Trono. Asumió la pérdida de Sus amigos en la hora de necesidad para que yo no esté nunca sola en la hora de necesidad; y luego se quedó solo, abandonado por Dios y por los hombres, para que yo nunca me sienta desolada o rechazada. ¿Cómo puedo pensar, entonces, siquiera por un segundo, que puedo ser transformada en digna hija de Dios si no sigo las huellas sangrientas de Jesús? 'Con amor eterno te he amado' (Jeremías 31,3)" - Madre M. Angélica
    • "Aunque pusiera todo el amor del mundo dentro de un solo corazón, no sería más que una chispa en comparación con el amor que me tiene el Corazón de Jesús." - Madre M. Angélica
Inicio