nuestra_resolve.jpg (11477 bytes)

Carta de Pepe Alonso para el mes de Septiembre

Miami, septiembre del 2014

Familia. No hay duda de que nos encontramos en estos días en medio de uno de los tiempos más difíciles para el cristianismo. Se le persigue prácticamente en los cinco continentes, de muy variadas formas e intensidades. Y no sólo se trata de la erradicación de los valores, principios y símbolos, sino lo que es totalmente condenable, del asesinato de niños, mujeres, y hombres que día con día son incluso martirizados brutalmente por no renegar de su fe en Cristo Jesús. Ya tenemos más mártires en los últimos cien años que todos los mártires juntos desde el inicio del cristianismo. Y lo más alarmante de esta situación el silencio y la indiferencia que una gran parte del mundo político mantiene. En esta carta quiero compartir con ustedes un artículo de Actualidad Magnificat. TV que llego a mis manos y que ilustra patéticamente, como un ejemplo de todo lo anterior,  los horrores que están viviendo nuestros hermanos cristianos en el Medio Oriente.

¿Cómo se puede llamar el Islam una religión divina? Autor: Raad Salam NAAMAN, católico caldeo.

<<Por fin y después de varias semanas de búsqueda, he podido hablar con (Warda) una mujer de 45 años, cristiana católica caldea de origen iraquí, de Mosul, Iraq, amiga y familiar, como mi hermana. Mis recuerdos de Warda, son los de una mujer muy atractiva, rubia con ojos azules, felizmente casada con Samir, un hombre de 52 años, compañero, amigo y familiar mío, tenían dos hijos, Amira 14 años y Amir 10 años. Samir poseía una joyería y Warda trabajaba como profesora de ingles en un colegio de segundaria en Mosul. Disfrutaban de una casa preciosa y todo lo necesario para una vida cómoda y feliz.

Con la invasión de los islamitas (EIIL) a Mosul, Iraq,  los terroristas islámicos, asaltaron su casa, intentaron violarla, la menstruación la salvo. Pero estos animales consiguieron violar a la hija, Amira, cuatro veces por diferentes hombres, delante de sus padres. Más tarde, la hija murió a consecuencia de aquella agresión, y el padre Samir fue decapitado como el padre de Warda que estaba de visita. Warda, con su hijo, tuvo que abandonar su casa, sus bienes y a su ciudad, Mosul, con el puesto, sin nada, y refugiarse en casa de unos familiares, en la ciudad kurda de Dahok.

Con una voz muy triste envuelta en llanto, Warda se desahogó conmigo y me contó toda esta amargura que vivió, añadiendo: que mientras estaban violando a su hija y acuchillando a su marido y a su padre, recitaban versos del Corán, dejando entender que sus crueldades, eran hechos divinos y órdenes de Alá, su Dios. Con furia y fortaleza reclamaba ¿Qué tipo de Dios, es Alá, que ordena cometer estas barbaridades? ¿Donde está nuestro Dios? ¿Por qué nos ha abandonado en manos de estos salvajes, asesinos musulmanes? ¿Cómo permite Dios la expulsión de familias enteras de sus casas, obligarlas a abandonar su ciudad, miles de hombres decapitados, mujeres y niñas violadas, niños esclavizados, casas asaltadas, negocios robados, iglesias atacadas e incendiadas? ¿Cómo se puede llamar el Islam una religión divina? ¿Qué Fe es esta?

La verdad, ante su estado de sufrimiento, poco podía hacer para consolar a Warda, pero sus preguntas y peticiones me condujeron a pensar en los comienzos del Islam, en el Corán, su libro sagrado y la vida de Muhammad, su Profeta. Intenté mantenerme firme a pesar de la angustia, conteniendo mi rabia y con todo el dolor de mi corazón, la dije: hermana, Alá, su Dios, al que adoran y siguen, ordena: “a luchar contra los no musulmanes, judíos y cristianos, tendedles emboscadas por todas partes, sitiadle, capturadles, matadles” (Sura 9:5) , no puede ser el mismo Dios que nosotros adoramos y obedecemos, el Dios del Amor y del perdón. Recordamos siempre las palabras de Jesús en (Mateo 5:43-48) “Se dijo: Tenéis que amar a vuestro prójimo y odiar al enemigo. Sin embargo, yo os digo: Continuad amando a vuestros enemigos y orando por los que os persigan”. Todos debemos de saber de buena tinta y dar a conocer realmente que es el Islam.

Un análisis sencillo de la historia del Islam, nos permitiría a saber, que no es una religión divina, Muhammad, su Profeta, era un líder sectario, cumple con todos los requisitos de un dictador, jefe político social de una secta.

A veces se coloca a Muhammad como uno de los grandes fundadores religiosos y líderes espirituales de la historia. No se puede comparar la vida de Muhammad con los grandes Profetas, verdaderos sabios. Estos nunca cometieron actos de violencia, predicaron el amor y la paz y practicaron lo que predicaron. Muhammad era para toda definición sociológica, psicológica y religiosa un líder sectario tan detestable como los muchos que se mueven en estas épocas.

¿Cómo pueden los mahometanos condenar el robo, la mentira, la pedofilia o el incesto si su profeta lo practicaba? ¿Cómo puede el Islam ser una religión de paz si su fundador era violento? Evidentemente no se puede culpar a toda la comunidad islámica de tener una actitud similar a la de su fundador. Probablemente muchos mahometanos no cometan las atrocidades de Muhammad, aunque defiendan su imagen como sagrada e intocable. Es obvio que muchos horrores han sido cometidos frecuentemente en diferentes partes del mundo islámico, como la actitud violenta del Islam frente al Yihad, el trato a la mujer y la niña como sujetos sexuales y las disposiciones del Corán para disponer de esclavos como botines de guerra, incluyendo mujeres, y del ajusticiamiento sangriento de cualquier que blasfeme contra el Islam y su profeta, están arraigadas en la misma vida y obra de Muhammad.

Yo no aceptó permanecer en silencio frente a la violencia en contra de mi gente, mi comunidad, mi familia, cristianos de Irak, obligados a decidir entre la conversión al Islam, el pago de la “Yizya” (impuesto islámico para los no musulmanes) o la huida. Cualquier ataque sistemático contra una población civil a causa de su origen étnico, creencias religiosas o su fe, es un genocidio, por el que los responsables deben rendir cuentas. Todos los cristianos de Irak están siendo víctimas de un genocidio religioso. La falta de acción se convierte en complicidad con el crimen y en abuso de poder. El mundo no puede hacer la vista gorda ante la tragedia de todo un pueblo que huye de sus casas, llevándose consigo sólo la ropa que tiene puesta. Hemos escuchado tantas declaraciones, tantas llamadas, pero queremos más: por todo ello, reclamo a la comunidad internacional, desde el Vaticano, la ONU, el Consejo de Seguridad Internacional, EE.UU. Europa, etc.….todos deben de actuar.

Que Dios os bendiga y os proteja, os de valor y aguante y mucha Fe, hermana Warda hermanos y familia los cristianos de Irak.>>

El Papa Francisco y la Iglesia Católica Apostólica han clamado por una respuesta, no sólo de los indiferentes sino, con urgencia, a todos nosotros los cristianos del mundo entero, pidiendo que iremos intensamente, pero que en lo posible, actuemos en ayuda de nuestro hermanos en la Fe. Nuevamente apelo a tu generosidad, ya que esta obra subsiste únicamente de la Providencia Divina para poder seguir llevando hasta los confines de la tierra el Esplendor de la Verdad, y tu eres esa providencia para nosotros. El Señor te bendecirá por todo lo que hagas por esta Misión, EWTN, con tu apoyo espiritual y económico.

Tu hermano en Cristo y María.

Pepe Alonso