21-Marzo-2000 -- Noticias Eclesiales

SANTO PADRE PEREGRINA A JORDANIA TRAS LAS HUELLAS DE MOISÉS

Vaticano, 21 (NE) Continuando con su peregrinación por los lugares relacionados a la Historia de la Salvación, el Papa Juan Pablo II llegó el día de ayer a Jordania. Contando esta peregrinación, el Papa ha realizado ya 91 viajes apostólicos internacionales. Se trata asimismo de la segunda peregrinación de un Sucesor de Pedro a Tierra Santa. En 1964, el Papa Pablo VI había visitado por primera vez los lugares santos.

Al aterrizar en el aeropuerto internacional de “Queen Alia”, el Papa fue recibido por el rey de Jordania, Abdalá II, hijo del rey Hussein y sucesor suyo. Luego de descender la escalerilla y besar la tierra de Jordania, el Papa dirigió unas palabras a los presentes. “El viaje que inicio hoy es parte de la peregrinación jubilar religiosa que estoy realizando para conmemorar el bimilenario del nacimiento de Jesucristo”, señaló.

En su discurso, el Papa Juan Pablo II hizo un urgente llamado a la paz. “Por más largo y difícil que sea el proceso de paz, es preciso que continúe –afirmó-. Sin paz, no puede haber un auténtico desarrollo para esta región”. Más adelante, señaló que Jordania, es una “tierra santificada por la presencia de Jesucristo, por la presencia de Moisés, Elías y Juan el Bautista, y de los santos y mártires de la Iglesia primitiva”.

Un momento muy importante en la peregrinación del Papa fue su visita al Monte Nebo, a unos 40 kilómetros al sudoeste de la capital jordana. Desde sus cumbres pudo divisar, de igual forma que Moisés, la Tierra Prometida. Desde el Nebo se divisan Belén, Jericó, el valle del Jordán, el Mar muerto y Jerusalén. Hoy por la mañana el Santo Padre celebrará la Santa Eucaristía en el Estadio de Ammán, donde bautizará a 2000 niños.