24-Marzo-2000 -- Servicio informativo del Vaticano

EL SANTO PADRE CELEBRA MISA EN EL CENACULO DE JERUSALEN

CIUDAD DEL VATICANO, 23 MAR 2000 (VIS).-El Santo Padre celebró Misa en privado a las 8.30 con los ordinarios de Tierra Santa y con los cardenales y obispos del séquito papal, en la Capilla del Cenáculo de Jerusalén.

El Cenáculo es el lugar de la institución del sacerdocio ordenado y de los sacramentos de la Eucaristía y de la Penitencia. La palabra latina "Coenaculum" indica el lugar donde se cena, pero en general designaba el piso superior que servía de hospedaje, y donde hoy se encuentra la capilla. La tradición cristiana sobre la autenticidad del Cenáculo es muy antigua y se remonta a finales del siglo III. Actualmente, el edificio es de propiedad del Estado israelí. En el piso inferior hay un cenotafio (monumento funerario en el que no está el cadáver del personaje a quien se dedica), llamado "La Tumba de David", meta de peregrinaciones judías nacionales, aunque si la referencia a la sepultura de David no tiene ningún fundamento histórico o arqueológico. También hay una antigua capilla dedicada al recuerdo del Lavatorio de los pies. A través del claustro del convento franciscano de 1335 se accede al Museo de la Shoah, en recuerdo de las víctimas de los campos de exterminio nazis.

En la homilía, Juan Pablo II recordó "con profunda emoción" las palabras de la consagración pronunciadas por Cristo durante la Ultima Cena en este mismo lugar. "En un cierto sentido, Pedro y los apóstoles, en las personas de sus sucesores, han vuelto hoy a la sala del piso superior, para profesar la fe perenne de la Iglesia: 'Cristo ha muerto, Cristo ha resucitado, Cristo volverá'".

"Cristo edifica a la Iglesia mediante la Eucaristía. Las manos que han partido el pan para los discípulos durante la Ultima Cena se extendieron sobre la cruz para reunir a todos los pueblos a su alrededor en el Reino eterno del Padre. A través de la celebración eucarística, El nunca cesa de guiar a los hombres y mujeres para que sean miembros efectivos de su Cuerpo".

Juan Pablo II recordó que "este año del Gran Jubileo es una oportunidad especial para que los sacerdotes crezcan en la consideración del misterio que celebran en el altar. Por este motivo -dijo-, deseo firmar la Carta a los Sacerdotes por el Jueves Santo de este año aquí, en la sala superior, donde fue instituido el único sacerdocio de Jesucristo, que todos nosotros compartimos".

Después de la celebración eucarística, el Papa realizó una visita de cortesía a los dos Rabinos Jefes de Israel, Meir Lau y Bakshi-Doron. Desde allí se trasladó al palacio presidencial de Jerusalén, donde se reunió con el presidente del Estado de Israel, Ezer Weizman. A las 12.15 (hora local), Juan Pablo II se dirigió al Mausoleo de Yad Vashem, el momumento a la memoria del Holocausto.