26-Marzo-2000 -- ZENIT Servicios de Noticias

PALESTINOS E ISRAELIES DE ACUERDO: LA VISITA DEL PAPA IMPULSA LA PAZ

Declaraciones de Ehud Barak y de la dirección de la Autoridad Palestina

RAMALA-JERUSALEN, 26 mar (ZENIT.org).- Las relaciones hacia la paz en Oriente Medio pueden contar, a partir de esta semana, con un punto de acuerdo más entre la dirección de la Autoridad Palestina y el gobierno de Israel. Ambos han declarado públicamente que la visita del Papa a Tierra Santa es «histórica» y constituye un empujón decisivo para la paz.

La posición del ejecutivo israelí Juan Pablo II se encontró el viernes por la tarde con el primer ministro israelí, Ehud Barak, quien declaró que la visita del Papa a Israel tiene una «inmensa importancia histórica». «Es el mayor paso dado para la reconciliación entre judíos y musulmanes», subrayó.

El encuentro, que duró poco más de un cuarto de hora, tuvo lugar junto a la Iglesia de las Bienaventuranzas, frente al Mar de Galilea. Según dijo Barak al final, en su entrevista intercambiaron impresiones sobre algunos aspectos humanitarios de los procesos de paz que Israel mantiene abiertos con palestinos y sirios.

«El Papa ha traído un elevado mensaje sobre la paz, la tolerancia y la compasión, no sólo entre los seres humanos, sino también entre las naciones», señaló el jefe del gobierno de Israel. Ehud Barak y Juan Pablo II se habían encontrado el día anterior durante la emotiva ceremonia que tuvo lugar en Yad Vashem, el Memorial por las víctimas judías del Holocausto nazi.

La rapidez con que se desarrolló el encuentro estuvo motivada, en parte, por el inminente inicio del sabbat, la jornada de obligado descanso que impone la tradición judía. Es una jornada que se inicia a la caída del sol del viernes y durante la cual el Gobierno israelí nunca realiza acto oficial alguno. El propio Ehud Barak comentó al Papa esta circunstancia.

La posición palestina Por su parte, la dirección de la Autoridad Palestina, reunida en la noche entre el 24 y el 25 de marzo consideró que la peregrinación de Juan Pablo II a Tierra Santa y a los territorios palestinos es una «visita histórica».

«Apreciamos mucho la visita histórica del Papa y las posiciones que expresó en Belén y en el campo de (refugiados de) Dheicheh», aseguró la dirección palestina en un comunicado divulgado tras la reunión.

El organismo que dirige los territorios palestinos autónomos destaca que el Papa «apoyó la justa causa y los derechos del pueblo palestino a nivel internacional». Asimismo, agradece su «apoyo a los refugiados y el haber subrayado la necesidad de aplicar las resoluciones internacionales referidas al pueblo palestino».

El pasado 22 de marzo, Juan Pablo II visitó Belén, la ciudad donde nació Cristo y el campo de refugiados de Dheicheh --que se encuentra cerca de esa ciudad--. En Belén recordó que la Santa Sede siempre «ha reconocido el derecho natural de pueblo palestino a una patria».