14-Marzo-2000 -- ZENIT Servicios de Noticias

EL EJECUTIVO DE ISRAEL CREE QUE LA VISITA DEL PAPA IMPULSARA LA PAZ
La gran mayoría de la población israelí apoya la peregrinación pontificia 

ROMA, 13 mar (ZENIT.org).- Israel se encuentra en ebullición preparando la visita de Juan Pablo II que tendrá lugar del 20 al 26 de marzo, como lo confirmó al mismo Juan Pablo II Haim Ramon, el ministro israelí encargado de coordinar la máquina de los preparativos, quien estuvo de visita en el Vaticano el viernes pasado. Después de la visita a la Santa Sede, Ramon ilustró con cifras el extraordinario despliegue de fuerzas coordinado por el gobierno. Se está organizando un efectivo de seguridad en el que participarán 5 mil policías en Jerusalén, y 100 mil en Galilea; se han invertido siete millones de dólares en infraestructuras para permitir a los fieles participar de manera adecuada en todas las citas con el Papa; las autoridades esperan con este motivo la llegada de 50 mil personas provenientes de 70 países diferentes. Ahora bien, el ministro Ramon dejó muy claro que detrás de este despliegue de energías se esconden intenciones de carácter espiritual y religioso. El gobierno quiere evitar toda manipulación política. Los organizadores israelíes son muy claros en este sentido: "No nos esperamos un éxito político", continuó diciendo el organizador de la visita. Se trata de que la visita pueda producir frutos de reconciliación para Oriente Medio. "Deseamos que la visita no sea motivo de conflictos políticos, sino de concordia entre nosotros y los palestinos. La visita contribuirá a un mayor compromiso en la búsqueda de la paz". En días pasados, una encuesta realizada por la empresa internacional de estudios de opinión, Gallup, reveló que casi el 60 por ciento de los habitantes de Israel considera la visita de Juan Pablo II a su país como "muy positiva". El estudio, que tiene en cuenta una muestra de 500 habitantes, pone de manifiesto que tan sólo el 63 por ciento de los que viven en Israel saben que el Vaticano reconoció oficialmente a Israel hace ya varios años, estableciendo relaciones diplomáticas estables y permanentes. Un 44 por ciento de los entrevistados reconocieron que estaban informados de la oposición oficial de la Iglesia al antisemitismo. Por lo que se refiere a los objetivos de la visita del Papa, el estudio indica que el 47 por ciento de los habitantes cree que el objetivo de la visita del Santo Padre a Tierra Santa consiste en peregrinar a los santos lugares. Un 23 por ciento de los israelíes piensa que la peregrinación busca influenciar el proceso de paz en Oriente Medio, mientras que el cinco por ciento señaló que el pontífice llega a su país "para convertir a los judíos al cristianismo". Casi el 50 por ciento de los ciudadanos de Israel entrevistados expresó su interés por participar en el diálogo con los cristianos "para alcanzar una mejor comprensión entre las personas de diferentes religiones".