27-Marzo-2000 -- ACI Prensa Servicios de Noticias

JUAN PABLO II PIDE UNIDAD DE LOS CRISTIANOS EN CITA INTERRELIGIOSA

JERUSALÉN, 27 Mar. (ACI).- El Papa Juan Pablo II pidió a los líderes de las diferentes religiones presentes en Tierra Santa "superar la escandalosa impresión que suscitan nuestros disensos y controversias".

El Pontífice hizo este llamado en el encuentro ecuménico celebrado en el Patriarcado

Ortodoxo de Jerusalén ante el Patriarca Diodoros I y el Patriarca ortodoxo armenio, Torkom, así como de líderes religiosos de la maraña de pequeñas comunidades cristianas existentes en esta zona.

El Pontífice recordó que en Tierra Santa "casi todos los días hay tensiones y conflictos", en alusión a la situación diaria del área donde las diferentes confesiones tienen a su cargo una capilla o el lugar principal y las otras deben tener cuidado de no invadir "su territorio" y menos oficiar Misa o celebrar otra ceremonia fuera de las horas acordadas.

Juan Pablo II recordó la cita mantenida en 1964 en esta ciudad por Pablo VI y el patriarca Athenagoras I de Constantinopla, que sirvió para poner las bases de una nueva era de contactos entre los católicos y los ortodoxos.

Subrayó que en estos años las dos iglesias han aprendido que el camino hacia la unidad que rompieron en el 1054 "es difícil", pero que ello no debe "desanimarles".

"Tenemos que ser pacientes y perseverantes y continuar caminando hacia adelante sin vacilar. El caluroso abrazo de Pablo VI y Athenagoras aparece como una señal profética que nos empuja hacia nuevos esfuerzos para corresponder a la voluntad de Dios (la unidad)", manifestó el Pontífice.

Refiriéndose a la unidad, Juan Pablo II afirmó que la variedad y la belleza de los ritos no católicos, así como sus tradiciones canónicas y teológicas no son contrarias a la unidad, sino que "refuerzan y contribuyen enormemente al cumplimiento de su misión".

El Obispo de Roma aseguró que cuanto más unidos estén en las plegarias, "con más coraje" podrán afrontar "la dolorosa realidad de nuestras divisiones". Asimismo, aseguró que la cooperación entre los cristianos de Tierra Santa no es una opción, sino una necesidad, porque sólo en un espíritu de recíproco respeto y apoyo la presencia cristiana puede florecer en esta área.

El Papa también afirmó que sólo con la reconciliación, los cristianos pueden desarrollar plenamente su papel. "En Tierra Santa, donde los cristianos viven junto a los judíos y los musulmanes, donde casi todos los días hay tensiones y conflictos, es esencial superar la escandalosa impresión que suscitan nuestros disensos y nuestras controversias.

Aquí tendría que ser posible vivir en hermandad, libertad, en justicia y en paz", señaló.