28-Marzo-2000 -- ZENIT Servicios de Noticias

LA PRENSA DE ISRAEL CONMOVIDA AL DIA SIGUIENTE DE LA DESPEDIDA DEL PAPA

Una visita que ha desmoronado las barreras entre judíos y cristianos

TEL AVIV, 27 mar (ZENIT.org).- «La piedad ha venido esta semana al Estado de Israel y ha dejado a un lado la política banal». Lo afirma un editorialista del periódico judío «Haaretz» al comentar hoy la peregrinación de Juan Pablo II a Tierra Santa.

Parecida es la impresión del presidente de la Knesset (el Parlamento israelí), Avraham Burg. «El cristianismo moderno ha cambiado» dice en un artículo a parecido en el diario «Maariv». Siguiendo lo que enseñan los libros de historia en Israel, continúa diciendo: «De religión que esparció la sangre, con las cruzadas y la Inquisición, se ha transformado en una religión en la que sus sacerdotes se elevan al grado de Justos entre las Naciones. No se puede comprender la caída de regímenes totalitarios en América Latina, en Sudáfrica y en Polonia sin pensar, con reconocimiento, en el hombre que ayer besó el Muro de las Lamentaciones». Sin embargo, desde su punto de vista, en el hebraísmo están surgiendo corrientes que vuelven atrás para refugiarse en el pasado.

«Yediot Ahronot», el cotidiano más difundido en Israel, dedica significativamente dos páginas a la fotografía del pontífice sumido en oración ante el Muro de las Lamentaciones. «Esta visita histórica --dice al diario el primer ministro Ehud Barak-- ha traído respeto para Israel y ha contribuido a la pacificación entre el hebraísmo y el cristianismo».

Para el ministro de Asuntos de la Diáspora, el rabino Michael Melchior, en pocos días «el Papa ha desmoronado las barreras psicológicas que todavía se levantaban entre judíos y cristianos».