20-Marzo-2000 -- ZENIT Servicios de Noticias

JORDANIA ESPERA A JUAN PABLO II

Inesperada expectativa en un país mayoritariamente musulmán

AMMAN, 19 mar (ZENIT).- El Papa llega mañana a Jordania, primera etapa de su soñada peregrinación a Tierra Santa que concluirá el domingo 26 de marzo. En ese país todos esperan con entusiasmo la llegada del Papa. Entre ayer y hoy ya se podían ver en las calles pancartas de bienvenida. Algunas de ellas decían: «Bienvenido, Juan Pablo II, hombre de la tolerancia», «El Rey Abdalá II ama a Jordania y al Papa».

Los momentos más importantes de la visita al Reino Hachemita serán la peregrinación al Monte Nebo, desde donde Moisés vio la Tierra Prometida antes de morir, y la visita a Wadi Al-Kaharrar, donde según algunos testimonios arqueológicos habría sido bautizado Jesús. Los momentos de mayor emoción popular tendrán lugar quizá durante la Eucaristía que el Papa celebrará en el estadio de Ammán en la que bautizará a dos mil niños y obviamente el encuentro con el joven rey Abdalá II.

Jordania es un país con una gran presencia musulmana. De sus 6.300.000 habitantes, los católicos no son más que 71 mil, el 1,13 por ciento. Y, sin embargo, el interés por la visita es muy grande. Para la Misa del martes se han impreso 77 mil billetes de entrada y ya no queda ni uno disponible: todos se han distribuido. Desde hace días los periódicos hablan del viaje, al que han definido como «histórico». El ministro de Turismo, Akel Buttaji, consideró ayer en declaraciones a «Radio Vaticano» que el Papa pasará a la historia del país y de la región por su contribución a la paz. En las 64 parroquias jordanas se ha hecho desde hace varias semanas una intensa campaña para sensibilizar a la gente, distribuyendo camisetas, viseras y folletos informativos.

Con la paz, en esta región debería llegar también la prosperidad. El Producto Interno Bruto, es decir, la riqueza producida por el País, creció el año pasado en un 5 por ciento. Pero el desempleo sigue siendo un problema difícil de eliminar. Los desempleados constituyen el 30 por ciento de la población activa. El auténtico recurso de este país son sus jóvenes. La mitad de la población tiene menos de quince años.

El nuncio apostólico en Jordania, monseñor Giuseppe Lazzarotto, ha subrayado en declaraciones a «Radio Vaticano» la importancia que la monarquía jordana está dando al diálogo entre las religiones. En este sentido, el Hussein, padre de Abadalá, fundó un centro dedicado al diálogo entre los creyentes, el «Interfaith Institute». «Con toda seguridad, la visita del Papa, aunque sólo sea por el gesto que representa, independientemente de lo que diga el Papa, servirá de impulso para que todos comprendan la importancia de resaltar las ideas y los valores comunes. Todos esperamos que la visita del Santo Padre dé un nuevo impulso en la comprensión de la importancia de trabajar juntos para encontrar el entendimiento, la comunión, el diálogo», explica el «embajador» del Papa en Ammán.