Salmo  119: 89 - 91, 130, 135, 175
89 Para siempre, Yahveh, tu palabra, firme está en los cielos.
90 Por todas las edades tu verdad, tú fijaste la tierra, ella persiste.
91 Por tus juicios subsiste todo hasta este día, pues toda cosa es sierva tuya.
130 Al abrirse, tus palabras iluminan dando inteligencia a los sencillos.
135 Haz que brille tu faz para tu siervo, y enséñame tus preceptos.
175 Viva mi alma para alabarte, y ayúdenme tus juicios.

EWTN