21-Agosto-2000 -- Noticias Eclesiales

SANTO PADRE EXHORTA A LOS JÓVENES A SER MÁRTIRES DE LA VIDA

Roma, 21 (NE) El día sábado se llevó a cabo en la explanada de Tor Vergata la vigilia de oración que antecedió a la Misa del Papa con los jóvenes. Aproximadamente dos millones de jóvenes participaron en esta memorable jornada en la cual manifestaron con cantos y aplausos su cariño al Papa Juan Pablo II y su desbordante alegría por encontrarse con Cristo. Fue el mayor encuentro que se haya realizado en Roma en toda su historia.

El Santo Padre llegó al lugar en helicóptero y luego se desplazó saludando de cerca a los jóvenes en el "papamóvil" hasta llegar al palco desde donde presidiría el encuentro. Durante la vigilia se realizó un recordatorio de los apóstoles y de algunos mártires cristianos. Asimismo, cuatro jóvenes compartieron su testimonio de encuentro con el Señor. Hacia el final, el Papa entregó el Evangelio de Marcos a los representantes de los cinco continentes y se realizó una profesión de fe comunitaria.

El Papa -notablemente conmovido por la vitalidad de la fe de la juvenil multitud- compartió algunas reflexiones con los jóvenes. "Queridos amigos -les dijo-, también hoy creer en Jesús, seguir a Jesús siguiendo las huellas de Pedro, de Tomás, de los primeros Apóstoles y testigos, conlleva una opción por Él y, no pocas veces, es como un nuevo martirio: el martirio de quien, hoy como ayer, es llamado a ir contra corriente para seguir al divino Maestro". "Quizás -añadió el Papa- a vosotros no se os pedirá la sangre, pero sí ciertamente la fidelidad a Cristo. Una fidelidad que se ha de vivir en las situaciones de cada día".

Más adelante, el Pontífice, hablando del hambre de Dios que experimenta todo ser humano, dijo a los jóvenes que "en realidad, es a Jesús a quien buscáis cuando soñáis la felicidad; es Él quien os espera cuando no os satisface nada de lo que encontráis; es Él la belleza que tanto os atrae; es Él quien os provoca con esa sed de radicalidad que no os permite dejaros llevar del conformismo". Asimismo, recordó que "los diversos mesianismos secularizados, que han intentado sustituir la esperanza cristiana, se han revelado después como verdaderos y propios infiernos" e invitó a los jóvenes a no seguir estos caminos sino los del Señor Jesús.

Hacia el final de su intervención, el Papa Juan Pablo II señaló a los "jóvenes del siglo que comienza" que "diciendo 'sí' a Cristo decís 'sí' a todos vuestros ideales más nobles". "No tengáis miedo de entregaros a Él. Él os guiará, os dará la fuerza para seguirlo todos los días y en cada situación", continuó.

"Que María Santísima, -oró el Papa al final de su intervención- la Virgen que dijo 'sí' a Dios durante toda su vida, que los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y todos los Santos y Santas que han marcado el camino de la Iglesia a través de los siglos, os conserven siempre en este santo propósito".

Inicio  -  Noticias  -  Antecedentes  -  Multimedia  -  Cobertura  -  Inglés

 

HOME - LO NUEVO NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO
BIBLIOTECA
- GALERÍA - AUDIO Y VÍDEO - GENERAL - DONACIONES

Condiciones de Uso    Política de Privacidad