JMJ ES UNA INVITACIÓN A LA PROPIA CONVERSIÓN, SEÑALA CARDENAL ROUCO A JÓVENES ESPAÑOLES

Madrid, 17 (NE - eclesiales.org) El Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco, dedicó su habitual alocución radial semanal del pasado domingo a los jóvenes "de todos los lugares de la tierra" que se pondrán en camino para participar "con el Santo Padre en una semana intensa de oración, de vivencia universal de la comunión eclesial y, sobre todo, de testimonio de los jóvenes católicos que quieren proclamar ante el mundo que Jesucristo vive y es el Salvador del hombre".

El Cardenal recordó que "los jóvenes de Madrid" aterrizarán en Nueva York "donde tendremos ocasión de reunirnos con nuestros hermanos, los jóvenes de la Archidiócesis neoyorquina y sus pastores, participando con ellos en celebraciones y encuentros comunes, para proseguir, luego, por tierra hasta Toronto", visitando el Santuario de los Mártires Canadienses. Evocando el lema de la XVII Jornada Mundial de la Juventud, "Vosotros sois la luz del mundo, vosotros sois la sal de la tierra", señaló que son "palabras de Jesús, dirigidas a los jóvenes de la Iglesia de hoy, que comenzarán a resonar en nuestra alma a través de la experiencia eclesial neoyorquina... como un verdadero reto espiritual, cuyos ecos irán creciendo en intensidad hasta el momento de su solemne confirmación por el Papa en la Vigilia de la Noche y en la celebración de la Eucaristía del Domingo, 28 de julio".

"El reto, añadió, lo iremos viendo y viviendo, en el fondo, como una inaplazable invitación a la propia conversión". El mundo "necesita 'luz' y 'sal'..., necesita del Dios verdadero, encarnado y entregado a los hombres en Jesucristo", añadió. Concluyó señalando que "la Jornada de Toronto nos aproximará tanto al Corazón de Cristo que, empapados en su amor, podremos ser verdaderamente la luz y la sal de la tierra".

regreso