CANADÁ IMPIDE A LOS JÓVENES DE SIERRA LEONA PARTICIPAR EN LAS JMJ

Denuncia de monseñor Biguzzi, obispo de Makeni

ROMA, 19 julio 2002 (ZENIT.org).- Monseñor Giorgio Biguzzi, obispo de Makeni (Sierra Leona), ha expresado su disgusto por la decisión de las autoridades canadienses de negar el visado de entrada a los jóvenes sierraleoneses. Estos deberían haber participado en la Jornada Mundial de la Juventud que se celebra en Toronto.

«La delegación debía estar integrada por doce jóvenes, dos sacerdotes y por mí», explica monseñor Biguzzi en declaraciones a la agencia misionera Misna.

«Las autoridades canadienses --revela el obispo-- sólo nos han concedido los visados a mí y a los dos sacerdotes, afirmando que éramos los únicos del grupo que ofrecían suficientes garantías de regresar a Sierra Leona, mientras que los jóvenes, según ellos, podrían haber aprovechado el viaje al extranjero para abandonar el país de origen».

«Tendré que viajar solo a Toronto, dado que los dos sacerdotes han renunciado a viajar sin el resto de la delegación», añade.

Monseñor Biguzzi parte esta tarde hacia Canadá vía Conacry (Guinea). Visitará también sus hermanos de congregación religiosa en Estados Unidos, los misioneros javerianos.

«Me sorprende --dijo el obispo-- que en la época de la globalización se eleven barreras, muros insalvables que impiden a los jóvenes de Sierra Leona compartir su experiencia de fe tras diez años de guerra».

«Precisamente ahora que ha comenzado la paz, alguien ha estropeado nuestra fiesta --concluye--. Siento verdaderamente que Canadá no permita a nuestros muchachos encontrarse con el Papa en Toronto».

regreso