JORNADAS MUNDIALES DE LA RECONCILIACIÓN

En Toronto, los jóvenes redescubre el Sacramento del perdón

TORONTO, 22 julio 2002 (ZENIT.org).- La posibilidad de recibir el perdón personal de Dios constituye una de las grandes propuestas que presentan las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) de Toronto, que tienen lugar entre el martes y el domingo.

Mil sacerdotes estarán disponibles para impartir el sacramento de la confesión entre los más de 200.000 jóvenes que ya se han inscrito.

Se trata de una iniciativa que ha exigido un esfuerzo organizativo ingente y que obedece al deseo expresado por Juan Pablo II de permitir a los chicos y chicas que hagan la experiencia de la reconciliación personal y sacramental, cuya práctica habitual se ha perdido en algunos países en las últimas décadas.

El principal lugar de reunión será el Coronation Park, que bautizado en estos días como el Parque «Duc in Altum» (en recuerdo del lema «Rema mar adentro» que el Papa ha asumido para inicios de milenio).

En los momentos establecidos por el programa de las JMJ habrá 200 sacerdotes que estarán disponibles para confesiones en los diferentes idiomas.

Los momentos previstos por el programa a la confesión son: el martes (entre las 14,00 y las 16,00 hrs. y las 18,00 y las 20,00 hrs.), el miércoles (entre las 14,00 y las 20,00 hrs.); y el viernes (entre las 14,00 y las 18,00 hrs.).

El sábado las confesiones tendrán lugar en el Parque Downsview, lugar de la vigilia y misa con el Papa, entre las 12,00 y las 18,00 hrs.

Si bien el sacramento de la reconciliación siempre ha sido ofrecido en estas Jornadas, fue en las JMJ de Roma 2000 cuando se le dio un papel particularmente prominente en el histórico Circo Máximo, que fue transformado en un confesionario gigante.

El Parque «Duc in Altum» ha sido concebido para preparar a los jóvenes a este importante momento. Primero llegarán al área de reflexión, donde pueden tomar un tiempo para meditar y orar en presencia de la Eucaristía, expuesta en una custodia para la adoración.

Cuando se sientan preparados, podrán entrar al Área del Sacramento de la Reconciliación con doscientos confesionarios.

Tras confesarse, los jóvenes podrán pasar unos momentos en oración en presencia de la Cruz de las JMJ, que está colocada en el Parque Duc in Altum durante toda la semana. El acto común de penitencia será ir a una gran pila bautismal situada cerca de la Cruz para hacerse la señal de la cruz con agua bendita.

regreso