PRIMER ENCUENTRO DE SEMINARISTAS Y SACERDOTES EN UNA JMJ

Reflexionan sobre su ministerio entre los jóvenes

TORONTO, 23 julio 2002 (ZENIT.org-Avvenire).- Entre otros aspectos, las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) constituyen una oportunidad única para los jóvenes que se preparan al sacerdocio o que están en sus primeros años de ministerio para acercarse a sus coetáneos. Por primera vez, en las JMJ de Toronto se ha celebrado un momento especial dedicado a ellos.

Ochenta seminaristas y sacerdotes de 23 países han participado en un congreso organizado del 18 al 21 de julio en el Seminario de St. Peter, London, a dos horas de tren de Toronto. Los participantes se unieron este martes a los demás jóvenes en que participan en las JMJ.

«Esta es la Iglesia --dice Cyril Bagin, 25 años, uno de los anfitriones ya que estudia Teología en London--. Muchos aquí tienen una idea llena de prejuicios. En cambio nosotros queremos demostrar que la Iglesia es joven, capaz de estar con los jóvenes».

Marco Gandolfo, italiano, sacerdote desde hace pocos meses, añade: «He comprendido lo que significa la palabra "exigente". El Papa es exigente, el Evangelio es exigente, Jesucristo es exigente. Juan Pablo II con las JMJ nos anima a apostar alto, a no tener miedo de hacer propuestas fuertes a los jóvenes».

Inspirándose en el tema de las JMJ, el encuentro reflexionó sobre la forma en que los sacerdotes son «sal de la tierra» y «luz del mundo».

Entre los ponentes y personalidades, han participado en el congreso el presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, el cardenal James Francis Stafford, y el cardenal Jean-Marie Lustiger, arzobispo de París. 

«Especialmente para el que procede de una Iglesia pequeña, como yo --subraya Nigel Karam, de Dominica, Antillas--, comparar experiencias y problemas es verdaderamente importante. Aquí he escuchado a cardenales y obispos que aman a Cristo y su sacerdocio. Testimonio que no olvidaré».

regreso