UN MILLÓN DE PERSONAS BAJO LA LLUVIA EN MISA DE JUAN PABLO II

TORONTO, 28 Jul. 02 (ACI).- Los pronósticos fallaron a todas luces en Toronto. El millón de personas que según los cálculos más recientes llegó a Downsview Lands para participar en la Misa bajo la repentina lluvia que bañó a todos los presentes, superó las estimaciones más optimistas sobre la JMJ.

La antigua base aérea de Toronto albergó a cientos de miles de personas con plásticos taparse, cajas y banderas de distintas nacionalidades para resguardarse de la lluvia que cayó durante la noche y que continuó durante parte de la ceremonia.

"¡Eco, salió el sol!", dijo el Papa interrumpiendo su homilía cuando se percató de la presencia del astro ausente.-

A pesar de estar empapados, los peregrinos no perdieron el entusiasmo en ningún momento y se despertaron con toda la ilusión para presenciar la misa que clausuró la JMJ.

"No me importa si estoy empapada. Merece la pena, incluyendo el dinero que he gastado para llegar aquí viajando durante 30 horas en autobús desde mi casa", decía Cecilia Rziha, de 17 años, quien llegó desde Tampa, en el estado norteamericano de Kansas.

El Papa llegó en helicóptero desde el centro de Toronto y fue conducido entre la marea de gente que portaban una inmensidad de paraguas y otros artefactos para cubrirse de la lluvia.

Además de los asistentes, docenas de cardenales y obispos, que ayudaron en la celebración de la Misa final también se empaparon y lo mismo ocurrió con los políticos canadienses que acudieron al evento.

regreso